Will Rodríguez: Escritores Atorrantes, primera antología

domingo, marzo 11, 2018

Escritores Atorrantes, primera antología


Siempre es motivo de fiesta la edición de una antología, sobre todo cuando en ella confluyen la creatividad, el talento y el esfuerzo de varios escritores, como es el caso de esta primera publicación del grupo Atorrantes, término que si bien alude a la vagancia, representa una manera sensacional de disfrutar la vida. Editada por ellos mismos hace apenas unos días (marzo de 2018), es resultado de numerosas sesiones de tallereo literario con y sin alcohol.
Iván Espadas abre la antología con El cine. Aunque él dice que no se le da la narrativa breve, y el texto aquí incluido es un capítulo de la novela Sin lugar en la tierra, se disfruta como un cuento hecho y derecho acerca de la proyección en 1975 de una película itinerante en la hacienda San Antonio Millet, el primer contacto del niño Mateo, personaje principal, con la pantalla grande, pero también con el deseo sexual ante los encantos de Bendita, una beldad de diecisiete años.
Verónica Rodríguez ofrece un divertido relato, Llama para confirmar, en el que Tony se entera de que la que creía que era su mamá es en realidad su abuela, y la que creía que era su hermana mayor es en realidad su mamá… Sin embargo, detrás del lógico asombro y la intempestiva sacudida emocional, lo más importante es quedar formal para ver el partido de futbol. Un texto masculino por su lenguaje y perspectiva.
Cecilia Silveira presenta Cosas, relato que gira en torno a los sentimientos y reacciones que se disparan con las primeras caricias y la apertura del cuerpo para recibir placer, un placer que se convierte en adicción. También habla de la seducción de las palabras, de la literatura que nos aparta de la frustración y el fracaso, y la relación con las drogas y el alcohol, eso sí, siempre de manera lúdica y apasionada.
Patricia Garma nos deleita con Tierna obsesión, texto autobiográfico que aborda episodios obsesivo-amoroso-compulsivos de la relación madre-hija. Una mamá que te tapa cuando siente frío (ella), que te destapa cuando siente calor (ella) y que siempre está al pendiente por si te quieren secuestrar, destripar y rellenar de drogas como a la niña de Crecilac, definitivamente no tiene precio, ni remedio. Increíble que una niña tan consentida sea hoy tan ecuánime mujer y artista.
Carlos Gómez Camuzzo impacta con un cuento redondo, bien logrado: Agente naranja, que narra la relación amistosa de Frank y Bill, el primero un latino recién llegado a Washington, y el segundo un veterano de la guerra de Vietnam. Ambos viajan a la playa de Chelem, Yucatán, donde el calor es tan intenso que noquea al norteamericano de tal manera que lo hace explotar al contacto con el mar. Texto que transita de lo real a lo fantástico de manera vertiginosa y sorpresiva. Del mismo autor se incluye otro cuento, titulado Desaparecido, también alusivo a la guerra, pero en otra latitud, quizás Irak. Ahí dos soldados, en las márgenes del desierto, intentan cazar un antílope para sobrevivir al hambre, mientras extrañan a un tercer compañero del que no han sabido nada y se cuidan de no convertirse en presas del enemigo. Entonces ubican el cadáver e imaginan su destino ante la imagen de la muerte.
Alba Vales, con El exilio, revela cómo se vivió en Cuba el fin del régimen de Batista y el inicio del régimen de Castro, ambos gobiernos plagados de injusticia. Una revolución que expulsó a miles de cubanos de su tierra querida, pero que pudieron ser más de no haberse cerrado la posibilidad de escape. En este texto, una imagen impresionante del malecón de La Habana cuando las fuerzas revolucionarias desfilan frente a las tímidas miradas infantiles.
Mauricio Sánchez de Mier presenta a El animal, un hombre desquiciado que escapa de la cárcel y se refugia en el zoológico no sólo para evadir la justicia, sino para saciar sus bajos instintos, pero no toma en cuenta que alguien observa sus movimientos y está dispuesto a hacer justicia. Entre la variedad de animales presentes en el cuento, sin lugar a dudas el hombre es el único estúpido. La altura es el segundo texto de este autor en la antología. Narra la difícil jornada de dos arqueólogos que tienen que escalar por horas una pendiente rocosa para ubicar una pintura rupestre. En las alturas el clima es una amenaza a la estabilidad física y emocional, pero aún así discuten acerca del nombre que le darán a su aparente gran descubrimiento.
Luis Herrera Albertos sorprende con La triste carcajada, thriller psicológico que narra la inquietante historia de Benjamín, un chavo que tiene desfasada la conexión entre lo emocional y lo físico, por lo que al sentir dolor ríe y al sentirse alegre llora, lo que le ocasiona grandes problemas. La situación se complica con el paso del tiempo, sobre todo cuando tiene que aprender a fingir para encajar en la sociedad. Cuento y personaje entrañables.
Adolfo Calderón Sabido, en Carta desde el exilio, nos transporta al Yucatán de 1915, cuando las fuerzas armadas bajo el mando de Salvador Alvarado derrocan al gobierno en turno. El exgobernador Olegario Molina Solís, desde Cuba, escribe una carta a su amigo y colaborador Enrique (personaje ficticio), en la que plantea la necesidad de recurrir a la religión y los católicos para evitar el triunfo absoluto del Carrancismo. Texto de corte histórico que ofrece una magnífica ambientación de la opulencia henequenera.
María Elena González Ortega comparte dos breves relatos con tintes de prosa poética: Fragmentos y Armonía. En el primero, una enigmática mujer se enfrenta a la soledad y a la paranoia, destruyéndose cada noche y reinventándose cada día. En el segundo, un músico traslada su arte al más placentero rincón femenino; ello a través de sus dedos y la más bella armonía que transita del in crescendo y el adagio sostenido para culminar con el allegro. Dos textos con fuerte dosis de intimidad y romanticismo.
Por último, Cristina Leirana baja el telón con una serie de ocho estupendas minificciones en las que combina el ingenio de este género narrativo con la estética del lenguaje. Se trata de Dualismo social, Encefalograma, Duelo, In memoriam N.C.G., Comunicación, ¿Y el nuestro?, Otra foto movida (en homenaje a Julio Cortázar) y Espontánea. La infidelidad, el tiempo perdido, la locura y el suicidio son algunos de los temas que aborda de manera divertida y sorpresiva.
Felicito a este grupo de exalumnos y colegas docentes de la Escuela de Escritores Leopoldo Peniche Vallado por sacudirse el miedo a publicar y contribuir a la promoción literaria de Yucatán con total independencia.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home