Will Rodríguez: Inolvidable cena revolucionaria

jueves, noviembre 21, 2013

Inolvidable cena revolucionaria



La noche del pasado 20 de noviembre, en coincidencia con el aniversario de la Revolución mexicana, tuve la oportunidad de asistir junto con otros siete comensales a la cena literaria Como agua para chocolate, organizada por la chef Natalia Cano en su espacio Casa Vieja Cocina Museo, en el barrio de San Cristóbal de la ciudad de Mérida, donde anteriormente funcionó el centro cultural La Quilla.
El lugar ha conservado su esencia propositiva y autogestiva, sólo que ahora está enfocado a la investigación, la enseñanza y el disfrute de la gastronomía. La anfitriona ofrece de manera constante cursos y eventos especiales que destacan por su creatividad, originalidad y profesionalismo, como es el caso de los talleres “Del conuco a la cocina”, relacionado con la siembra y el consumo de plantas comestibles, y “Cocina tu cerveza en casa”, en el que los participantes aprendieron a elaborar tan preciado bebestible. El común denominador de estos eventos es el trato personalizado, toda vez que están dirigidos a grupos pequeños, de 10 personas máximo.
La cena literaria Como agua para chocolate consistió en la lectura de breves párrafos de la novela de Laura Esquivel, justamente los que aluden o describen los guisos que nos fueron ofrecidos, y en un festín de tres tiempos con sus respectivos maridajes. La escritora Patricia Garfias fue la encargada de dar voz a dichos párrafos, introduciéndonos a cada platillo ya sea como narradora o en el papel de Tita, el personaje principal, gracias a lo cual pudimos revivir la importancia de la comida en esta exitosa obra de la literatura y la cinematografía mexicanas. Por su parte, Natalia explicaba la elaboración de cada platillo en el momento en que nos eran servidos:
Champadongo, una especie de pastel azteca elaborado con tortillas de maíz fritas, como las de los chilaquiles, con relleno de carne molida y frutos secos, similar al de los chiles en nogada, pero con salsa de mole poblano; lo acompañamos con una copa de vino tinto de Burdeos.
Codorniz en pétalos de rosa, poema culinario, donde la pequeña ave, asada, descansa sobre una salsa o mejor dicho un puré de castañas, anís, esencia y pétalos de rosas rojas, entre otros ingredientes y especias que le brindan al paladar una sensación fresca, nueva, inolvidable; lo acompañamos con una copa de vino tinto de Coahuila.
Torrejas de natas, elaboradas a la antigua usanza, a base de leche brava (no pasteurizada), aquella que sale directamente de la vaca y que al ser hervida proporciona las natas que serán batidas, fritas y servidas en acanelado almíbar; las acompañamos con chocolate batido, caliente.
Todo estuvo delicioso. El costo por persona fue de 500 pesos, incluyendo las finísimas atenciones de Norma y Bogard. Punto y aparte fue el compartir mesa y plática con los demás comensales, conocidos algunos, nuevos amigos otros: María Luisa, Guido, María José, Sergio, Orisha, Carolina y Óscar, espléndido este último que nos convidó una botella de vino que había llevado “por si se llegara a requerir”.
Muchas felicidades a Natalia Cano por este proyecto innovador, excelente opción para los amantes de la gastronomía y la cultura en este punto de la Península.






1 Comments:

Blogger sello verde said...

Excelente recomendación.

Muchas gracias por las suculentas fotografías.

4:20 p.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home