Will Rodríguez: Ángeles entre nosotros

miércoles, julio 19, 2006

Ángeles entre nosotros

Eduardo Garay Vega*

Si me toca pensar en ángeles, tengo dos presentes: mi ángel de la guarda (dulce compañía...) y Lucifer, el ángel caído. El bien y mal, el cielo y el infierno, pero entre el cielo y el infierno está la tierra (físicamente hablando) y es aquí donde estamos, y entre el infierno y el cielo (espiritualmente hablando) existe el purgatorio, y ahí vivimos. El limbo es otra historia, yo no lo conocí y creo que ya no lo conoceré.
Por supuesto que un libro de ángeles toca estos temas, ejemplos cotidianos y más que conocidos, pero Will me recuerda que no sólo Lucifer cayó al rebelarse contra el cielo, no estaba solo (como dicen los eslogan) y la lucha sigue (como siguen diciendo los eslogan) y cada día caen más de estos seres celestiales y quizá algunos de ellos están aquí, entre nosotros, tomando café condenados a deambular en la Tierra como castigo a rebelarse ante Dios.
Dicen que los ángeles caen por usar el principal atributo del hombre: el libre albedrío. Pensar para, de manera clara y voluntaria, elegir un camino, pero los ángeles no son hombres así que fácilmente son tentados por el pecado (la vanidad y la lujuria, ni más ni menos) y terminan expulsados del paraíso.
Conforme leía los cuentos, magníficos algunos de ellos, pensaba (segunda virtud de la literatura: hacer pensar) que el mundo es algo más que blanco y negro, que positivo y negativo, que bueno y malo, que un ángel no podría ser un ángel en nuestra sociedad, que sería sicario, degenerado, enfermo asexuado o sexual según el doctor que lo trate, activista político o revolucionario según las encuestas o sondeos de opinión televisivos, que sería esa persona que vemos una sola vez y la recordamos de por vida o aquella a la que tratamos todo el tiempo, pero nunca sabemos ni su nombre y somos incapaces de describirla.
Una de las mejores películas que he visto en los últimos tiempos es, justamente, Ángeles caídos, de Won Kar-Wai, hermosa película llena de personajes bizarros, sobrevivientes siempre solitarios de las noches.
¿Cómo puede vivir un ángel en este mundo? El mundo no está preparado para lo distinto, para los seres excepcionales... Cualquier cosa o persona que no pueda adaptarse a nuestra mentalidad cuadrada la rechazamos, la atacamos, le inventamos una historia para justificar nuestra conducta... Y los ángeles que deambulan por el mundo tienen que reunirse en lugares específicos, algunos países, algunas ciudades, algunos bares, algunos cafés, marcándose para distinguirse y poderse mezclar entre los demás.
Pensaba también, si los ángeles son aquellos seres que nos cambian nuestra vida, yo sí he conocido a varios ángeles aunque no los haya reconocido en el momento.
Ya, ya casi para terminar, estos relatos me hicieron sentir (primera virtud de la literatura) que yo conocí un ángel, un ser que cambio mi vida, una persona excepcional que, afortunadamente no está aquí y no puede oírme hablar así de ella, pero espero que siguiendo la línea de vida que me propone, perdiendo mi libre albedrío, regrese al paraíso de donde fue expulsado mi padre.
*Texto leido el 18 de mayo de 2006 en el Café ExpressArte de la ciudad de Querétaro, durante la presentación del libro La línea perfecta del horizonte (FETA, 2da ed. 2005).

4 Comments:

Blogger Irene Ferrari said...

Mientras leía este texto sobre ángeles, me sentía totalmente identificada. No digo que sea uno de ellos, pero sí que me siento totalmente inclasificable y particular. Quizá te parezca demasiado presumida. Para mí, es realmente una cagada (con perdón de la expresión popular argentina).
Suelo tocar el corazón de muchas personas pero me cuesta encontrar una persona buena de corazón, ya sea una amiga, un/a socio/a o un hombre para querer.
Seguiré tu blog. Un saludo, Irene.

9:27 p.m.  
Blogger Will Rodríguez said...

Hola Irene:
Si somos ángeles o no, solamente Él y nosotros mismos podemos saberlo. Gracias por tu visita. Besos.
Will

11:43 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

Me agradó bastante el texto que has escrito sobre los Ángeles. Me gustaría poder intercambiar ideas con respecto a ellos, ya que ahora me encuentro en la elaboración de una novela sobre estos seres celestiales y también de aquellos que se alejaron de la luz. Mi mail es nionte@hotmail.com

Saludos cordiales.

2:49 p.m.  
Blogger Will Rodríguez said...

Hola
Gracias por tu comentario. No sé si te refieras al texto que escribió Eduardo Garay sobre mi libro, pero tal vez te resulte interesante leer La línea perfecta del horizonte, editado por Tierra Adentro, el cual puedes conseguir en las librerías Educal. Saludos.

10:43 a.m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home